Ante el frío y la calefacción, reduce tus facturas

Acabamos el mes de noviembre con temperaturas bajas, y justo ahora es cuando toca empezar a pensar en el frío y en mantener nuestra casa con un buen clima durante los próximos días de invierno. Pero…¿Qué precio nos supone tener la calefacción encendida? En Finques Ollé te facilitamos unos consejos para que puedas ahorrar energía y dinero, en tus próximas facturas.

 

Establece una temperatura fija
Durante el día se recomienda regular la calefacción a 21 grados centígrados, ya que se considera una temperatura adecuada y confortable dentro del hogar sin que se dispare el consumo de calefacción. Hay que tener en cuenta que por cada grado centígrado extra se consume aproximadamente un 8% más de energía.

 Apaga la calefacción cuando salgas de casa
Algunas personas consideran que conviene dejar la calefacción encendida en su ausencia para que cuando regresen, tengan en casa una temperatura ideal. Y es que se recomienda evitar encender la calefacción cuando no estamos en casa, y también reducir la posición del termostato a 15ºC o modo económico, si te ausentas unas horas.

Haz un buen mantenimiento de la caldera
Durante todo el año, un buen mantenimiento preventivo y correctivo evita que la calefacción falle cuando más se necesita. En el caso de calderas individuales, un mantenimiento adecuado de la caldera supone un ahorro de hasta un 20% de la energía.

Mantén los radiadores limpios
Cuando los radiadores están sucios, el aire en su interior dificulta la transmisión de calor desde el agua caliente al exterior. En el momento que deje de salir aire y comience a salir sólo agua, estará limpio. Para que se difunda de manera adecuada el aire caliente, los radiadores no deben obstaculizarse con muebles, cortinas o cubre radiadores.

Haz un buen aislamiento térmico
El consejo más importante. Y es que conviene destacar que, por muy eficiente que sea el sistema de calefacción, sin un buen aislamiento térmico las pérdidas provocarán que haga falta un mayor volumen de energía para alcanzar la temperatura deseada.

Y es que las viviendas mal aisladas térmicamente consumen más energía puesto que en invierno se enfrían rápidamente y en verano se calientan más y en menos tiempo.

 

¿Qué te parecen estos consejos? ¿Tienes ganas de que llegue el invierno?