Cómo solicitar una hipoteca para una segunda vivienda

Una segunda vivienda es aquella que se utiliza para pasar periodos de vacaciones o que se compra con la idea de invertir, por eso, para poder financiar la compra de esta segunda residencia, las condiciones exigidas por las entidades bancarias son diferentes a aquellas que se exigen para las hipotecas para financiar una vivienda habitual.

En Finques Ollé te explicamos cómo solicitar una hipoteca para una segunda vivienda.

La financiación de una segunda residencia supone un mayor riesgo para el banco, por lo que las condiciones para solicitar una hipoteca para financiar ese tipo de inmueble suelen ser más exigentes:

Menor financiación

Si para una vivienda habitual la entidad bancaria suele conceder hasta un 80% del valor de compra o del valor de tasación, en el caso de una hipoteca para una segunda vivienda, la financiación máxima solo llega a estar entre 60 % y el 75%, esto significa que hay que tener mucho más dinero ahorrado para cubrir esta parte que no van a financiar junto con los gastos de formalización correspondientes.

Plazos más cortos

Los plazos para devolver el préstamo también son inferiores con respecto a la hipoteca para una vivienda habitual y suelen tener un plazo máximo de 25 años, lo que supone que las cuotas a pagar son más altas.

Intereses más altos

Además podemos encontrarnos con que algunas entidades bancarias aplican un interés más alto para financiar la compra de una segunda vivienda.

Para poder solicitar una hipoteca para una segunda vivienda además de tener en cuenta todos los aspectos anteriores hay que cumplir una serie de requisitos más exigentes entre los que se incluyen:

  • Contar con un mayor volumen de ahorros: teniendo en cuenta los gastos de compraventa, la parte que no vamos a tener financiada y los gastos derivados de la hipoteca.
  • Tener unos ingresos altos: debido a que la cuota a pagar es más alta, ya que son intereses más altos con menos tiempo para devolver el dinero.
  • Aportar garantías adicionales: que incluyen avales u otro inmueble.

No obstante, existen muchas entidades bancarias que comercializan hipotecas para segundas residencias y lo más conveniente, es acudir a diferentes bancos para comparar ofertas y negociar las condiciones.