Donar o vender vivienda a un hijo ¿cuál es la mejor opción?

Son muchos los padres (propietarios de un inmueble) que se encuentran con la duda de si es mejor donar o vender la vivienda a un hijo, sobre todo porque lo que necesitan saber es, qué es lo que sale más rentable. Lo cierto, es que hay que tener en cuenta muchos factores, como por ejemplo, el precio del inmueble, así como los impuestos derivados de cada una de las dos transacciones, para poder tomar una decisión.

Venta de una vivienda

En la venta de una vivienda el propietario, es decir, los padres tienen que liquidar el IRPF (si existe una ganancia patrimonial, esto es, si el valor de adquisición menos el valor retransmisión en el momento de la donación, sale positivo, en cuyo caso, tributa dependiendo de la ganancia obtenida, en un porcentaje que va del 19% al 26%) y la plusvalía municipal (Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana)

El comprador o compradores que son los hijos, tienen que asumir el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (10% más Notaria y Registro) ya que se trata de una vivienda de segunda mano).

Donación de una vivienda

En el caso de la donación, los padres también asumen el IRPF, del mismo modo que si se tratase de una compraventa.

La diferencia es que los hijos en la donación tienen que liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que también depende de la Comunidad Autónoma y asumir la plusvalía municipal.

Lo más importante es que tanto la compraventa como la donación, se haga de una manera legal, sobre todo, si no queremos encontrarnos con problemas con Hacienda. Es recomendable hablar con algún experto que pueda asesorarnos sobre nuestro caso particular, para decidir qué es lo que sale más rentable.

En Finques Ollé estamos especializados en la compraventa y en el alquiler de inmuebles y prestamos asesoramiento legal a nuestros clientes para que tomen la decisión más beneficiosa para ellos.