¿Frío o calor? Cómo mantener una buena temperatura en tu hogar

Aunque no lo queramos reconocer, es cierto que este mes de marzo todavía seguiremos teniendo temperaturas bajas. Y es que son muchos los hogares que no pueden evitar tener pequeños problemas de aislamiento en algún punto de la vivienda. ¿Quieres saber por dónde empezar con tu reforma para mejorar el aislamiento de tu hogar? En Finques Ollé te aconsejamos sobre sobre cómo aislar térmicamente tu casa sin complicaciones.

El aislamiento de un hogar es la mejor alternativa para evitar la pérdida de calor o de frío en el interior de tu vivienda, y además te permitirá apostar por el máximo ahorro a final de mes. Si quieres optimizar tu instalación térmica debes contar con algunos elementos que favorezcan un buen clima para ti y para tu familia.

El techo y las paredes son las opciones más económicas, ya que puedes utilizar pinturas aislantes o usar tabiques ventilados. Estos últimos, al tener una doble capa en medio de la cual hay un aislante y una cámara de aire, te garantizarán reducir tu gasto energético.

Las puertas con acceso al exterior son otro punto importante de pérdida energética, y por lo que deberías prestarles atención en el momento de tu reforma. Lo principal es que elijas una puerta principal gruesa y con propiedades aislantes. Te aconsejamos también que compres un burlete para la parte inferior. Con un burlete de goma, o una bajera de cepillo, evitarás las entradas de frio y calor, y también la entrada de polvo de la calle.
Es todo un acierto y muy económico.

Las ventanas son uno de los puntos de pérdida energética más evidentes de nuestro hogar, y por lo tanto, dónde debemos prestar más atención. Te aconsejamos que en tu reforma escojas ventanas con doble o triple acristalamiento. Este tipo de acristalamientos son idóneos para evitar la entrada tanto de frío como de calor.

 

Con estos consejos, conservarás una mejor temperatura para tu vivienda.
¿Qué te parecen estas reformas? ¿Tienes en mente hacer alguna?