Leed, ¿qué es y para qué sirve esta certificación?

Hoy en día se apuesta por certificaciones en edificios que ayuden a reducir el gasto de energía y que además contribuyan con el medio ambiente, es el caso de la LEED certification.

En Finques Ollé te explicamos en qué consiste y para qué sirve esta certificación.

Leadership in Energy and Environmental Design (LEED) es una certificación desarrollada en 1993 y reúne una serie de normas y requisitos cuyo cumplimiento hace que un edificio, tanto vivienda unifamiliar de nueva construcción como edificios rehabilitados o incluso barrios completos, estén certificados como edificios sostenibles.

Es decir, cualquier edificio o proyecto que se construya bajo estos estándares de certificación Leed cumple con requisitos de ecoeficiencia y sostenibilidad.

Se trata de una certificación voluntaria, en la que se premia el uso de estrategias sostenibles durante todo el proceso de construcción del edificio, incluyendo la adecuación de la parcela donde esté ubicado, la eficiencia del uso de la energía, el hecho de elegir materiales sostenibles y poder proporcionar una calidad medioambiental interior.

Dentro de los criterios que hay que cumplir para obtener la certificación LEED encontramos:

  • Materiales de construcción y recursos sostenibles.
  • Aprovechamiento y eficiencia del agua, incluyendo la fase constructiva.
  • Un incremento de la eficiencia energética que incluya un menor impacto atmosférico.
  • Materiales y recursos respetuosos con el medio ambiente.
  • Una óptima habitabilidad del inmueble, que incluya calidad en el ambiente interior para no necesitar más energía de la necesaria, tanto para caldear como para enfriar.
  • Un proceso de diseño innovador con recursos ecoeficientes.

Además de todos estos aspectos, el valor que más se tiene en cuenta a la hora de obtener la certificación es la eficiencia energética.

Sin embargo, esta certificación no solamente valora la sostenibilidad del edificio y el respeto por el medio ambiente sino que el propietario o el constructor del mismo también obtiene ventajas, ya que los costes de operación son menores, al mismo tiempo que se revaloriza el inmueble, reduciendo residuos y conservando la energía y el agua, consiguiendo edificios más saludables y seguros, reduciendo la emisión de gases nocivos, de manera que se pueden beneficiar de desgravaciones fiscales, además de estar mejor valorados por su concienciación con el medio ambiente, algo que influye positivamente en la percepción por parte de los clientes.