No tires tus utensilios de cocina gastados: ¡Aprovéchalos!

Estabas preparando un fantástico estofado y justo en un momento de despiste, al volver a la cocina se te ha echado a perder la comida. Y lo que es peor, tus utensilios. Muchas veces cuando cocinamos, nos pasan cosas que nunca quisiéramos experimentar, por lo que limpiar tus utensilios de cocina quemados e intentar revivirlos, puede convertirse en una tarea más que compleja. Hoy en Finques Ollé, te traemos algunos consejos para que revivas tus utensilios de cocina de forma fácil y casera.

 

Cómo limpiar tus utensilios de cocina

Ollas con quemaduras
Si quieres relucir el acero inoxidable de una olla quemada, la manera más sencilla para limpiar la parte quemada de una olla, es utilizando un poco vinagre.

Para ello, puedes mezclar unos 100ml de vinagre con un poco de agua y luego calentarla a fuego alto, hasta que los restos quemados se despeguen. Con este método, eliminarás en gran medida la parte adherida fácilmente, debido a los efectos de la ebullición y al ácido del vinagre.

Si aun así siguen quedando restos, solo tendrás que ayudarte con un estropajo de metal o lana de acero, para así poder dejarla como nueva.


Restos de comida que no desaparecen

Si lo que quieres es eliminar fácilmente esos restos o trozos de comida quemada tan difíciles de quitar, puedes mezclar un poco de bicarbonato de sodio, junto con tu jabón habitual de cocina.
Te recomendamos dejar tus utensilios en remojo con un poco de agua caliente, antes de añadir el bicarbonato y el jabón. Ahora solo te queda dejarlo reposar una media hora, y una vez transcurrido el tiempo, ya tendrás tus utensilios como nuevos.

Este método también funciona muy bien en las bandejas o moldes para hornear y otros utensilios de cocina. Si todavía no se han eliminado por completo los restos, puedes ayudarte con una rasqueta para retirarlos.

Esperemos que estos consejos te ayuden a salvar tus utensilios de cocina. ¿Pondrás estos consejos en práctica?