Pavimento solar: qué es y cómo funciona en Barcelona

Es indudable que todos los países, incluido España, están apostando por lograr una eficiencia energética que empieza en las principales ciudades del mundo y que se irá extendiendo a todos los lugares, con el objetivo de conseguir ciudades más verdes e inteligentes.

En el caso de Barcelona, se ha apostado recientemente por realizar una prueba piloto con una nueva tecnología que incorpora el pavimento solar.

En Finques Ollé te explicamos qué es el pavimento solar y cómo funciona en Barcelona.

Para poder entender el concepto de pavimento solar hay que tener en cuenta que es una ‘Smart City’, es decir, una ciudad en la que las últimas tecnologías se aplican para alcanzar la máxima eficiencia energética, lo que las convierte en urbes eficientes o súper eficientes. En definitiva, ciudades sostenibles donde se incluyen todos los objetivos sociales y ambientales.

Dado que los paneles solares se tienen en cuenta hoy en día para integrarlos dentro de la arquitectura en general, el pavimento solar consiste en un conjunto amplio de vidrios de alta tecnología que son capaces de generar energía eléctrica, a la vez que tienen una utilidad de suelo para calles y carreteras y que se utilizan tanto en las nuevas construcciones como en carreteras o calles antiguas que vayan a reformarse.

Estos pavimentos solares se fabrican con la máxima durabilidad para que duren largos periodos de tiempo y cuentan con diseños diversos y formas que se pueden adaptar a cualquier entorno para integrarse en la estética y el aspecto general de cualquier ciudad.

En Barcelona en concreto, el Ayuntamiento ha apostado por esta instalación de adoquines fotovoltaicos como proyecto piloto pionero en Europa y uno de los primeros en el mundo, por el que se generará energía eléctrica a través de energía renovables en las infraestructuras de la ciudad, apostando por un futuro más sostenible. Gracias a esta alternativa se contribuirá avanzar en el cambio de las ciudades tradicionales por las ‘smart cities’.