Pros y contras de alquilar una vivienda amueblada

Cada día son más las personas que optan por el alquiler en lugar de comprar una vivienda, ya que se trata de una opción para aquellos que no tienen ahorros suficientes para hacer frente a los gastos de compraventa de una vivienda o simplemente necesitan una mayor flexibilidad porque su trabajo requiere de una mayor movilidad.

En cualquier caso, tanto para un propietario como para un inquilino, surge la duda de si es mejor alquilar el inmueble sin muebles o amueblado, aunque esta decisión siempre va a depender de las necesidades del inquilino y de la duración del contrato.

En Finques Olléte contamos cuáles son los pros y los contras de alquilar una vivienda amueblada.

Para los propietarios

Depende del perfil de inquilino que queramos tener. Generalmente, el inquilino que alquila como algo temporal, buscará pisos amueblados, por el contrario, aquellos arrendatarios de larga duración suelen preferir un piso sin amueblar

Alquilar un piso amueblado supone no tener que gastar dinero en vaciar el piso y en alquilar un almacén para guardar todos los muebles.

Sin embargo, si se opta por alquilar un piso amueblado, es importante que sea un mobiliario actual para que la vivienda se alquile en el menor tiempo posible. En este caso, es recomendable realizar un inventario para especificar el estado de los muebles. Asimismo, alquilar el piso amueblado puede suponer un incremento en el alquiler por el hecho de ofrecer la vivienda equipada.

Para los inquilinos

Como decimos depende del tipo de alquiler que busquen, ya que si se busca un alquiler de larga duración, es más conveniente alquilarlo vacío para poder tener libertad en la decoración de la vivienda.

Asimismo, si el inquilino no cuenta con dinero suficiente como para amueblar el piso, el hecho de alquilarlo con muebles supone una opción cómoda y práctica, además de un ahorro de dinero que permite poder empezar a vivir directamente en la vivienda.