¿Qué energías renovables se pueden implementar en una vivienda para proteger el medioambiente y ahorrar?

Las energías renovables son aquellas que proceden de fuentes inagotables como el viento, el sol, el agua, el calor geotérmico etc.

Su desarrollo comenzó allá por los años 80 y 90 del siglo XX, concebidos en un principio para los países que dependían de la importación de combustibles fósiles pero en la actualidad son necesarios para conseguir un futuro verde y un desarrollo sostenible.

Por eso, cada vez es más habitual que no solo las empresas sino también los hogares particulares utilicen este tipo de energía para uso doméstico.

En Finques Ollé estamos comprometidos con el medio ambiente y te explicamos cuáles son aquellas energías renovables que se podrían implementar en una vivienda para contribuir a un planeta sostenible y además ahorrar en las facturas.

Dentro de las principales fuentes de energía renovables que se pueden utilizar en el hogar encontramos:

Energía solar fotovoltaica

Es la energía más conocida y la más utilizada en el hogar, a través de la instalación de placas solares que permiten generar electricidad gracias a la luz del sol.

Energía térmica

Es muy parecida a la energía solar fotovoltaica, ya que también aprovecha la energía solar para producir calor, pero en este caso, se emplea para producir agua caliente, así como para la calefacción y la producción de energía mecánica.

Aerotermia

A través de la energía procedente del aire, la aerotermia sirve para la climatización y producción de agua caliente sanitaria.

Energía eólica

Al igual que la aerotermia, la energía eólica utiliza la energía producida por el viento, que se puede trasladar a un uso doméstico generando electricidad mediante unos mini-aerogeneradores.

Biomasa

Energía que utiliza residuos forestales o materiales orgánicos para generar calor con calderas de biomasa que sirven para calentar el agua.

Para poder optimizar el uso de estas energías hay que estudiar no solo la ubicación y el tipo de vivienda sino las necesidades del hogar, de manera que podamos favorecer el uso de una energía u otra para ayudar a contribuir al medio ambiente y reducir las facturas.